domingo, 3 de febrero de 2013

TRUCOS CASEROS PARA EFECTOS ESPECIALES


Los efectos especiales son un aspecto importante dentro del cine de la actualidad, gracias a la tecnología digital es posible reproducir o crear cualquier tipo de efecto en post producción, sin embargo muchos todavía prefieren hacerlos en vivo como la vieja escuela, a continuación algunos trucos utilizados por los creadores de efectos especiales de todo el mundo, de fabricación casera y a bajo coste.

Efecto humo:


Se puede hacer comprando una máquina de humo a la que se le agrega un líquido que se vende por 1 litro o 5 litros, sin embargo estas máquinas son bastantes costosas y el líquido que hay que reponer constantemente también, una forma económica de fabricar humo es mezclar glicerina con alcohol, la glicerina es un producto que se vende en droguerías o farmacias. El líquido anticongelante para coches también sirve. Pero la fórmula más práctica es con glicerina y alcohol, mientras más glicerina agreguen a la mezcla más denso será el humo. Las proporciones serían las siguientes:

1 litro de glicerina
1/4 de litro de alcohol antiséptico
- opcionalmente se puede agregar algún producto para aromatizar o colorantes.

Esta mezcla se debe calentar, así el alcohol se evapora y la glicerina comienza a dar humo. Normalmente se usa carbón, que se coloca encendido en un recipiente metálico, básicamente se llama ahumador galvanizado, es muy fácil de conseguir y no es muy caro. Allí dentro se colocan los trozos de carbón y se le arroja la mezcla, la parte posterior envía aire al recipiente, esto sirve para que no se apague el carbón, también se usa una paleta de ping pong para dispersar el humo. Otra forma de hacer humo es colocar la mezcla sobre una plancha para ropa bien caliente (que no se vaya ausar) y dispersar el humo con un secador de cabello. También se usa el incienso de las iglesias. Hay otras técnicas que involucran hielo seco, muy usado en tv, produce efecto de humo más denso que tiende a bajar y desplazarse por el suelo, que previamente debe ser mojado o humedecido para que retenga el humo. Para esta técnica es necesario un recipiente con agua, colocado sobre un calentador, en un embudo el hielo seco, el recipiente debe taparse, normalmente es bastante grande (por ejemplo un barril), mediante un agujero en la parte superior del tambor se saca una manguera que dispersa el humo por el decorado.

Efecto nieve:

La nieve artificial se fabrica por compañías especializadas que también venden el aparato para generar nieve, también se usa pasta de celulosa, básicamente es nieve artificial de papel. 

Mezclando glicerina con jabón líquido también se logra un producto similar a la nieve. Para los rastros de nieve en la ropa o en los vidrios de ventanas, atención! se usa mezclando sal fina con cerveza, se logra una pasta que se aplica con las manos sobre el decorado o vestuario. Ojo: nunca usar sal en los exteriores, genera un daño terrible al suelo y a las plantas.


Efecto calima:

Este efecto lo han visto muchas veces, es esa línea del horizonte difuminada que vemos en paisajes muy cálidos como el desierto, aunque no es necesario filmar en un sitio así, para lograr ese truco simplemente colocamos un recipiente repleto de arena al que le agregamos mucho alcohol, justo debajo del lente de la cámara.




Efecto fuego:
Es uno de los más peligrosos, siempre se recomienda máxima prudencia al hacerlo, se consigue un caño de bronce al que se le realizan varias perforaciones, el chiste es que los agujeros sean disparejos (no lineales) para evitar un efecto "hornalla". Uno de los extremos del caño debe estar soldado o en su defecto aplastarlo a martillazos hasta que quede completamente cerrado, tengan en cuenta que por allí pasará gas. Al otro extremo del caño conectamos una manguera de gas y esta a su vez a una garrafa o bombona. Estos caños se disimulan detrás de los distintos lugares del decorado para imitar un incendio. Se requiere el uso obligatorio de extintores para esta práctica. ¿Como hacen los dobles de riesgo? Usan un producto, que se llama silicato de sodio, que es ignífugo por unos instantes, este polvo se mezcla con agua hasta lograr un gel, se colocan un traje antiflama y se empapan todo el cuerpo con este gel, incluso el cabello, luego se colocan el vestuario y durante unos segundos hacen la toma con diversas cámaras, fíjense que se ayudan con sus brazos para hacer circular el calor y el fuego y que nos les llegue hasta la cara que es la única parte del cuerpo que les queda descubierta, obviamente esto sólo pueden hacerlo profesionales.

El adhesivo de contacto o pegamento es muy útil en los trucos de incendios, se coloca en grandes cantidades sobre tela (como por ejemplo un cortinado) o sobre piezas del decorado (como mesas o tablas) o incluso para dejar huellas ardiendo en el suelo. Este producto es altamente inflamable pero no deja que se queme toda la pieza lo que permite retomas, demora en arder y produce un fuego muy cinematográfico. No es conveniente usar nafta o gasolina ya que arde de inmediato y deja inutilizable el elemento del decorado empleado.


Efecto explosión:

Definitivamente es el más peligroso, así que es mejor dejarlo en manos de profesionales de pirotecnia. Normalmente las explosiones se graban con muchas cámaras desde diversos ángulos y en cámara lenta, esto permite apreciar mejor el efecto, una explosión dura menos de un segundo y apenas podría verse en velocidad normal. Recordemos que lo que se busca con este efecto es la espectacularidad.

Usar únicamente pólvora negra, otros tipos de pólvora son muy inestables y por ende peligrosos. Se debe usar calzado de goma e instrumental de madera. Se colocan conos de acero en el suelo que se rellenan con bolsas de pólvora, apenas unos gramos, lo que entra en la palma de la mano como mucho. Se le agregan los impactos que básicamente son detonadores, dos pequeños capuchones uno rojo y otro amarillo que se prolongan en 2 cables separados, OJO mantener siempre ambos cables bien entrelazados en su extremo, luego los empalmamos a 2 cables paralelos y de nuevo: volvemos a entrelazar perfectamente bien ambos extremos hasta el momento de la explosión. Despejamos toda la zona, comprobamos que todos están a una distancia prudencial y luego conectamos los cables a la batería de un coche, damos contacto y... teóricamente tenemos una pequeña explosión. Se puede también agregar talco u otros objetos de papel o cartón a la mezcla para darle mayor espectacularidad. El talco también se usa para pequeñas explosiones, como cuando un soldado pisa una mina, el doble pisa un resorte que lo levanta por el aire y se detona una bomba de talco. La batería alcanza con 12 voltios, lo importante es que tenga poco amperaje que es lo peligroso. También es obligatorio el uso de extintores y en muchos lugares incluso se exige la presencia de bomberos.

1 comentario:

Carlos de la Parra dijo...

Me sumo a los seguidores de éste magnífico blog.
Trabajé en el cine 40 anos como actor Bajo el nombre Carlos Romano, por ahí en la web anda parte de mi filmografía.
Actualmente publico themicrostories blogspot.com que consta de dos blogs plenos de relatos en formato listo para cortos de cine. Los autorizo para ser filmados en formato no comercial como escuelas de cine, y en la red incluyendo mi crédito de autor.
Seguiré leyendo.