jueves, 2 de julio de 2009

EL CORTE

El corte es la transición más utilizada en cine. Es un cambio instantáneo de un plano a otro. Cuando se hace correctamente, el espectador no es cons­ciente de él.

De las tres transiciones que existen, el corte es la que el público ha aprendido a aceptar como una forma de realidad visual. El corte se utiliza:

- cuando la acción es continua.
- cuando se requiere un cambio "de impacto".

- cuando se produce un cambio de información o de escenario.

LOS SEIS ELEMENTOS DEL CORTE.

Un buen corte se compone de seis elementos.

1. MOTIVACIÓN.

Siempre debe existir una razón para hacer el corte.
Cuanto más hábil sea el montador, más fácil le será encontrar o crear un motivo para el corte. Con el tiempo, se desarrolla una consciencia mayor de cuándo debe tener lugar exactamente el corte. También se hace más fácil comprender cómo funciona un corte antes de la motivación (corte por anticipación).
Un corte posterior a la motivación se llama corte a posteriori.
Las expectativas del espectador pueden retrasarse o adelantarse según cómo utilice el montador los cortes por anticipación y a posteriori.

2. INFORMACIÓN.

Una nueva imagen debe contener siempre nueva información.

3. COMPOSICIÓN.

Cada plano debe tener una composición de plano o un encuadre razo­nable.



4. SONIDO.

Lo ideal es que exista alguna forma de continuidad de sonido o desa­rrollo de sonido.

5. ÁNGULO DE CÁMARA.

Cada nuevo plano debe tener un ángulo de cámara diferente al anterior.

6. CONTINUIDAD.

El movimiento o acción deben ser evidentes y similares en los dos pla­nos que van a montarse juntos.



OBSERVACIONES.

Cuando el corte se hace visible, se le llama "salto por corte". Un salto por cor­te actúa como interrupción de la transición de un plano al siguiente. Un principiante debe intentar siempre obtener un "corte limpio", y considerar el salto por corte como un montaje insatisfactorio, hasta que aprenda a utilizarlo.

Lo ideal es que cada corte contenga los seis elementos, pero no todos lo conseguirán. En general, hay que intentar incluir el máximo núme­ro de elementos, dependiendo del tipo de montaje.

El montador debe conocer los elementos de memoria, de manera que, al revisar el metraje, se convierta en algo secundario comprobar si cada plano contiene los máximos elementos de entre los 6 posibles.

2 comentarios:

Liliana G. dijo...

Muy interesante tu post Miguel Ángel, me parece excelente poder leer sobre lo que no entiendo en forma tan clara y didáctica.
Siento que por lo menos me acerco. ¡Gracias!
Un beso.

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

DESPUÉS DE VER TODO LO QUE HAY DETRÁS DE UNA PELI, ME PARECE POCO LO QUE SE COBRA EN EL CINE...QUE ESTO LLEVA MUCHO CURRO!
bESITOS.