martes, 26 de mayo de 2009

SONIDO DE EXTERIORES

En la grabacion cinematografica, el sonido de exteriores, presenta cierto numero de dificultades, debidas al simple hecho de encontrarse al aire libre.

Lo mejor en estos casos, y siempre que la camara disponga de salida para auriculares, es simpre llevarlos puestos durante la grabación, ya que asi sabremos en todo momento lo que esta registrando la camara.

En caso de que esta no disponga... a bien grabamos el sonido aparte, con un buen magnetogono o mp3-record, o hacemos la toma, y comprobamos insito el registro de sonido, porque sino mas de una vez... nos llevaremos una mala sorpresa.

  • El viento es el enemigo numero uno del grabador de sonido: produce un ruido de fondo parásito a menudo muy molesto y sobre todo, cuando nos giramos con la camara y enfocamos rachas discontinuas. Para evitarlo, puede cubrirse el micrófono con un paraviento de espuma, o colocarlo en una caja especial y si es posible la utilizacion de paravientos, mejor que mejor...


  • La lluvia, aumenta la reverberación sonora.
  • La niebla ejerce una discriminación sobre las frecuencias de los sonidos; atenúan, suavizan los agudos, y el sonido se hace irreal.
  • Los ruidos parásitos, son molestos e imprevisibles como el ruido de un avión, o el pito de un automóvil, la sirena de una fabrica, el murmullo de la gente... etc...

Hay diferentes tipos de micrófono más convenientes para cada situación:

El omnidireccional (o multidireccional) que capta de igual forma el sonido que provenga de todas las direcciones (360º).

El bidireccional que capta en dos direcciones (delante y/o detrás), el cardioide que capta con forma de corazón (120º).

Y el unidireccional (el cual gracias a su diseño discrimina los sonidos laterales y traseros, “concentrándose” prácticamente sólo en los sonidos hacia los que es dirigido, es comúnmente llamado “boom”).



Entre los micrófonos más accesibles y con mayor utilidad se encuentran los omnidireccionales y los cardioides, que puede ser “de mano” (son los usados por los periodistas de los informativos) o “solaperos”, que se prenden a la ropa del entrevistado y están pensados para ser usados en interiores

por su gran sensibilidad al viento. Es recomendable siempre usar los micrófonos con cubreviento, elemento de polifón que se coloca por encima de la cápsula del micrófono.


En la post-producción es posible también corregir algunos de los errores que pudimos tener en el registro del audio. Una de las herramientas más usadas es el equalizador, mediante el cual podemos destacar o atenuar - inclusive hacer desaparecer- determinados sonidos que “molestan” (por ejemplo el sonido del tráfico o del viento), a través de controles de ganancia y frecuencia del programa de edición. Ademas, existe software especifico, que filtra y elimina determinados sonidos molestos, como el programa Cool Edit Pro, que ya lo vimos en entradas anteriores.

2 comentarios:

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

ANTES LOS SONIDOS ERAN MUCHO PEOR.... Y TODAVÍA HAY PELIS EN QUE LAS BOCAS SE MUEVEN ANTES DE QUE SE OIGA LA VOZ ( SOBRETODO EN LOS DE POCO O CASI NADA RECURSOS ECONÓMICOS) PERO LA VERDAD, ES QUE LOS SONIDOS HAN MEJORADO MUCHISIMO....
BESITOS.

Caballero ZP dijo...

Sin lugar a duda un asunto complicado, pero es cierto que ha mejorado muchísimo.
Saludos